Maximiliano de Habsburgo

2° Emperador de México : Maximiliano de Habsburgo

Fecha de gobierno: Del 10 de abril de 1864 al 15 de mayo de 1867.

Tipo de Gobierno: Monarquía Constitucional del Segundo Imperio en México.

Lugar y fecha de nacimiento: 06 de julio de 1831 en el Palacio de Schönbrunn, Vienna.

Lugar y fecha de fallecimiento: 19 de junio de 1927 en el Cerro de las Campanas en Querétaro, México.

Biografía de Maximiliano de Habsburgo

Segundo Emperador de México Maximiliano de Habsburgo

Su nombre completo fue Fernando Maximiliano José Habsburgo. Fue de origen Austriaco. Provenía de una familia real ya que desde su nacimiento fue Archiduque de Austria y príncipe de Hungría y Bohemia. Es un personaje importante en la historia de México debido a que renunció a sus grandes puestos por ser el Segundo Emperador del país.

Es fundamental saber que Maximiliano es el segundo emperador que tuvo México, ya que el primero fue Agustín de Iturbide.

Sus padres fueron:

* Francisco Carlos de Austria

* Sofía de Baviera

Maximiliano vivió en Trieste, una ciudad localizada al norte de Italia. Fue marino por mucho tiempo y estuvo en altamar. Apoyó el triunfo de su país en la guerra con Italia. En 1857 Maximiliano se encontraba en una necesidad económica debido a que estaba construyendo un castillo en Trieste y por ese motivo se casó el 27 de julio del mismo año con Carlota Amalia de Bélgica, hija de Leopoldo I de Bélgica.

Gracias al padre de su esposa Carlota, Maximiliano fue nombrado virrey del Reino Lombardo – Véneto. Por lo que en el año de 1859 decidieron residir en Milán, la ciudad principal de Italia. Tiempo después, Maximiliano renunció a su título.

En el mismo año de 1859, los conservadores mexicanos deseaban tener a un príncipe europeo en México para que ocupara la corona del Segundo Imperio Mexicano. Eso lo supo Napoleón III, quien en ese entonces era emperador de los franceses y quería formar un imperio en México para tratar de frenar el crecimiento de los Estados Unidos.

La persona que eligió Napoleón III y los mexicanos conservadores fue el archiduque Fernando de Maximiliano de Habsburgo. Los conservadores le dijeron que lo recibirían de la mejor manera y que gobernaría con su imperio en México por mucho tiempo. Debido a eso Maximiliano aceptó la corona y se trasladó al país con su esposa la princesa belga Carlota Amalia en el año de 1864.

Llegaron a Veracruz en una embarcación llamada “Navora” el 28 de mayo de 1864. Se dice que cuando Maximiliano y su esposa se trasladaron a la Ciudad de México, se dieron cuenta del problema que tenía dicho país porque en esos momentos estaba golpeado por las guerras que se habían dado y se encontraba completamente dividido en dos grupos, los conservadores y los liberales.

Maximiliano contó con el apoyo de Napoleón III y básicamente estuvo en el poder gracias a tropas enviadas por éste último, ya que antes de que Maximiliano llegara a México para ocupar la corona, el ejército francés luchaba en dicho país contra los rebeldes que no querían aceptar el segundo imperio en su territorio. Así como también tuvo apoyó que tuvo de muchos conservadores mexicanos.

El nuevo emperador de México se dio cuenta del gran panorama que había en el país. Vio paisajes hermosos de los cuales se enamoró y así lo expresó en varias cartas que envió a Europa. También observó las características físicas de las personas, la arquitectura de su nuevo país y se dio cuenta de cómo estaba la política, la sociedad y la educación.

Maximiliano y sus seguidores pensaron que el país estaba pacificado y que el gobierno de Benito Juárez había terminado porque algunos aliados republicanos habían dicho que Juárez y su gabinete habían atravesado la frontera y dieron por terminada la persecución para fusilarlos.

Sin embargo, ellos no sabían que Benito Juárez y su gabinete se fueron a una serranía en Chihuahua para protegerse. Debido a lo anterior, Maximiliano y sus seguidores festejaron en la Ciudad de México el triunfo de su monarquía y junto con su esposa Carlota, tomó la corona el día 10 de abril de 1864.

Es preciso saber que la historia de México señala que la mayoría de habitantes mexicanos siempre defendieron la soberanía de su país y estuvieron a favor del gobierno de Benito Juárez, quien dada la situación que había en la Ciudad de México, decidió gobernar desde otros estados de la República Mexicana.

Maximiliano decidió vivir en el famoso Castillo de Chapultepec, cuyo majestuoso lugar fue construido en la época del Virreinato de la Nueva España y siempre ha estado ubicado en el centro del Bosque de Chapultepec, en la Ciudad de México. Se dice que Maximiliano se trasladaba a la ciudad por medio de la avenida de nombre “paseo de la emperatriz” (pero tiempo después, su nombre cambió en el momento en que Benito Juárez pasó por ahí al haber derrotado a Maximiliano y se le dio el nombre de “paseo de la reforma”, la cual hoy en día es una de las avenidas más importantes de la Ciudad de México).

Carlota y Maximiliano no pudieron tener hijos y adoptaron a dos nietos, hijos del primer emperador de México, Agustín de Iturbide. Cuando Fernando Maximiliano de Habsburgo tuvo la corona con el Segundo Imperio Mexicano, trató de ayudar al país desarrollando un crecimiento económico y social para que las personas pudieran tener otro tipo de vida.

La historia señala que Maximiliano de Habsburgo hizo algunas cosas buenas en México durante el tiempo que tuvo la corona:

- Restringió las horas de trabajo para todas las personas y prohibió que los menores de edad trabajaran.

- Construyó museos.

- Trató de conservar la cultura mexicana.

- Apoyó a las personas de bajos recursos económicos, gracias a fiestas que su esposa Carlota realizó para recaudar fondos. En este mismo aspecto canceló las deudas de los campesinos, las cuales sobrepasaban los 10 pesos en aquel entonces.

- Prohibió todas las formas de castigo físico.

- Rompió con el monopolio de las famosas tiendas de raya, las cuales fueron establecimientos de crédito para compras de tipo básico. Los obreros y campesinos eran obligados a comprar en dichas tiendas. Se les dio dicho nombre debido a que la mayoría de los trabajadores era analfabeta (no sabían leer ni escribir) y en el libro de registro de ventas y pagos que usaban, tenían que poner su firma pero ellos sólo ponían una raya.

Maximiliano se llegó a considerar a sí mismo como un emperador mexicano y no como uno francés. Aplicó en México todo lo que aprendió en Europa pero sus ideas eran demasiado liberales y los conservadores comenzaron a mostrar desacuerdos con el emperador.

Los seguidores liberales junto con el gobierno republicano de Benito de Juárez, contaban con el apoyo de los Estados Unidos e hicieron todo lo posible por derrotar el imperio de Maximiliano para recuperar al país de un gobierno monárquico.

Maximiliano no gobernó México con intereses de Francia como lo quería Napoleón III. Cuando éste último se dio cuenta de que Maximiliano estaba gobernando con interés hacía México y sus habitantes, él y los franceses decidieron no seguir apoyándolo.

Todo se complicó para el emperador cuando no suprimió la tolerancia de cultos y no disolvió los bienes nacionalizados de la iglesia. Fue así como la mayoría de los conservadores tomaron la decisión definitiva de no continuar apoyando al imperio de Maximiliano.

Es fundamental saber que Maximiliano de Habsburgo estuvo en el poder gracias a tropas enviadas por Napoleón III, pero éste último las retiró de México y así fue más fácil que los liberales derrotaran a los invasores (los conservadores quienes en un principio apoyaron su imperio). Debido a lo anterior la esposa de Maximiliano, Carlota trató de buscar apoyo en Europa para el imperio de su esposo ya que México se encontraba con muchos problemas políticos y sociales.

Carlota no obtuvo el apoyo de Napoleón III ni de la emperatriz Eugenia y por eso Maximiliano decidió vivir por un tiempo en la ciudad de Cuernavaca en el Palacio de San Cloff. Eso ayudó a que Benito Juárez recuperara poco a poco el control del territorio mexicano.

Finalmente Maximiliano se enfrentó a las consecuencias y las tropas de Benito Juárez lo sitiaron junto con dos de sus seguidores Tomás Mejía y Miguel Miramón, quienes fueron dos de las personas que tuvieron la regencia durante el imperio de Maximiliano.

Juárez nombró un tribunal militar para juzgar a Maximiliano y a sus aliados. Fueron juzgados en el Teatro de la ciudad de Querétaro. El resultado fue que los revolucionarios condenaron a los tres con la muerte y fueron fusilados por soldados republicanos del ejército del general Mariano Escobedo el día 19 de junio de 1867 en el Cerro de las Campanas. Benito Juárez envió el cuerpo de Maximiliano a Austria en el mismo barco que lo trajo años atrás a México, “Navora”.

Se dice que su esposa permaneció en Roma, se volvió loca y fue encerrada en el castillo de Bruselas hasta el día en que murió. Ella nunca supo lo que había sucedido con su esposo Maximiliano. Carlota murió en el 19 de enero de 1927, a la edad de 87 años.